Captar la atención del usuario analizando los datos de navegación es clave en el marketing digital efectivo. Como agencia de publicidad y marketing digital lo sabemos bien. Sin embargo, es necesario establecer ciertos límites antes de considerar los datos de navegación y rastreo del usuario como fuentes infinitas de información a contemplar.

En un contexto cada vez más saturado de ofertas, productos y servicios todos queremos captar la atención de los clientes potenciales, pero no a cualquier precio. Además del asegurarnos del escrupuloso cumplimiento de la Ley de Protección de Datos para evitar situaciones desagradables para ambas partes, es imprescindible establecer una estrategia de captación y posterior procesamiento de la información que no sea invasiva o molesta para el internauta.

Hace unos años, era habitual realizar navegaciones webs en páginas plagadas de engorrosos formularios de captación de datos y molestas ventanas emergentes o pop ups que dejaban poco margen a la usabilidad del internauta. Poco a poco, se han ido implementando mejoras que permiten cumplir con la finalidad de saber más de nuestros clientes sin que lleguen a sentirse invadidos.

La publicidad y el marketing digital nos ayudan a crear un entremado de acciones que permiten llegar de manera sutil, comedida y bien controlada al internauta potencial de nuestros productos. En este sentido, la personalización de los servicios es uno de los valores en alza. El usuario no quiere recibir publicidad enlatada, ni tener acceso a la misma información que puede encontrar por su propia cuenta. Necesita más que nunca obtener un valor añadido, un plus o una ganancia adicional que no siempre es fácil otorgar.

Al respecto, es responsabilidad de las empresas saber captar cuáles son las necesidades prioritarias que presentan los consumidores para cubrirlas. Si hemos hecho las cosas bien, el data driven o el análisis de los datos que hemos ido recapitulando de nuestro sitio web, productos digitales o redes sociales, nos reportará grandes alegrías.

Por una parte, sabremos más de cerca cómo nos percibe el usuario determinando cuáles son los productos que más le llaman la atención frente a los que pasan desapercibidos. Por otra parte, tendremos la oportunidad de personalizar, perfilar e ir mejorando nuestra estrategia de comunicación y marketing digital con el objetivo de acercarnos al máximo a los gustos e intereses de nuestra horquilla de clientes.

Visto así no suena nada mal, ¿verdad? Ahora solo queda ponerse manos a la obra (a veces es lo más complicado), encontrar un equipo cualificado y formado por varios profesionales que puedan crear una estrategia adaptada a tu empresa y a los productos que ofreces, diseñar actividades y comenzar a recapitular datos para analizarlos.

En Geiners podemos ayudarte. Tanto si cuentas con un equipo propio como si necesitas ayuda extra, ponemos a tu disposición toda nuestra experiencia y capacidad para que el análisis de datos de los internautas no sea un problema en tu estrategia de marketing digital. ¿Hablamos? ¡Te esperamos en Geiners!