Seguro que como la situación exige, todos nos estamos preguntando como será el nuevo paradigma que se presentará cuando termine el estado de confinamiento.

Para ponernos en situación, lo que estamos viviendo es tan «crudo» como decir que el trabajo, el dinero, el esfuerzo, el sacrificio y la ilusión de muchas personas se ha esfumado de un día para otro. Por eso hay que empatizar con quien lo ha perdido todo, con quien solo ha perdido una parte, con quien no tenía nada y ahora además deja de tener salud, con quién se enfrenta cada día contra el virus poniendo en riesgo su vida para salvar la vida de alguien al que no conoce de nada, al que hace que nuestro día a día sea lo más llevadero posible y que no nos falte lo más imprescindible, en definitiva, con todo el mundo.

El que no nos toquen las cosas directamente, no quiere decir que tengan más o menos importancia o preferencia. Está claro que la salud es lo primero, pero no es sólo lo importante y lo que hay que afrontar como prioridad. El futuro de muchas personas está pendiente de un hilo y debemos tenerlo en cuenta.

Nadie tiene la fórmula mágica, nosotros tampoco, pero no es la primera vez que nos hemos encontrado con una situación difícil y sabemos las fórmulas que funcionan y las que no. Sabemos que analizar los datos es vital para tomar decisiones, así que hasta que termine el estado de confinamiento, tenemos que estar analizando de forma constructiva los acontecimientos y las decisiones que toman los organismos públicos, no solo para saber lo que hacer en el día a día, sino para saber lo que nos depara el futuro a corto, medio y largo plazo.

Debemos tener la mente lo más despejada posible, ser críticos, escuchar todas las opiniones, adoptar una posición realista de la situación económica a la que nos enfrentamos, pero sobre todo, hacer una planificación estratégica de lo que vamos a hacer en los próximos 15 días, o lo próximos dos meses para poder tener objetivos que cumplir. Estos objetivos nos mantendrán activos y nos proporcionarán una visión clara de lo que podemos y lo que no podemos hacer. No caigamos en el error de pensar que de esta situación podemos salir solos y sin ayuda, ya que dependemos los unos de los otros como nunca en otro momento de nuestras vidas, tanto a nivel personal como a nivel laboral.

Ahora más que nunca tenemos que ver, cómo va a ser la vuelta al nuevo escenario, que por supuesto, nada va tener que ver con lo que hemos conocido hasta ahora. No pensemos que todo volverá a la normalidad porque no va a ser así. Tenemos la oportunidad de empezar de cero con nuestro negocio con la experiencia del anterior, pero con el tiempo y la planificación necesarios para hacernos más fuertes, más productivos, más eficaces y más eficientes. El comienzo va a ser duro, el periodo de adaptación va a ser tedioso, pero tenemos el carácter y la fuerza suficientes para salir de esta situación reforzados a pesar de las dificultades económicas. Sabemos que el mundo Online es una herramienta imprescindible para afrontar el presente, pero vital para afrontar el futuro, así que no lo hagamos de cualquier forma ni tengamos presente el precio como criterio prioritario. El camino nos lleva a algo desconocido y lleno de incertidumbre, no lo hagamos con compañeros de viaje poco experimentados.

Pensemos en una planificación, pensemos en aquello que teníamos que hacer y que no encontrábamos el momento. Apoyémonos en profesionales y no dejemos nuestro futuro en manos de la inexperiencia o del oportunismo en forma de oferta económica. Ahora es el momento en el que empieza una nueva era, una nueva etapa, todo quedó atrás y surgen nuevas expectativas y formas de hacer que nuestro negocio funcione. Hay que adaptarse a las nuevas amenazas, a las nuevas oportunidades, debemos trabajar en nuestras debilidades y potenciar nuestras fortalezas, pero sobre todo, tenemos que hacerlo desde el punto de vista de la adaptación al nuevo mercado.

Los hábitos de consumo y de conducta cambiarán, mantendremos las distancias, existirán aforos máximos en los comercios, tendremos que guardar unas distancias de seguridad, unos protocolos de actuación, incluso me atrevería a decir que habrá derecho de admisión según el estado físico que represente una persona a la hora de entrar en un establecimiento. El turismo cambiará de forma drástica, los restaurantes tendrán nuevos sistemas de reservas. No habrá colas, todo funcionará online y el dinero físico acabará siendo algo mal visto. En los aeropuertos habrá que pasar un examen mucho más exaustivo, y si presentas algún síntoma de fiebre o enfermedad susceptible de contagio, tendrás que guardar tu correspondiente cuarentena en espacios habilitados para ello. Seremos más exigentes como usuarios y querremos que nos atiendan de forma más personalizada.

Tenemos todos que adaptar nuestros negocios en la medida de lo posible al entorno online, queramos o no tenemos que hacerlo, y además de forma efectiva y sencilla. Planificar será más importante que nunca y contar con asesoramiento profesional en este sentido es vital para afrontar el futuro con ciertas garantías.

En Geiners ya estamos trabajando entre otras muchas cosas en:

  • Nuevos sistemas de turnos para evitar la concentración de personas en las oficinas.
  • Habilitación de espacios físicos de trabajo.
  • Sistemas de teletrabajo eficientes con software operativo personalizado.
  • Recepción de clientes en entornos comerciales.
  • Marketing de recursos humanos y selección de personal
  • Aplicaciones móviles
  • Robótica
  • Sistemas autónomos de información para clientes con AI(inteligencia artificial).
  • Displays informativos para captar la atención del entorno.
  • Movilidad y logística.
  • Comercio online con oferta y demanda.
  • Gestión y automatización de procesos.
  • Software de gestión onmicanal.

La experiencia de más de 27 años nos ha dado mucha experiencia en muchos mercados, nos ha hecho reinventarnos tantas veces que forma parte de nuestro ADN. Sabemos que solo planificando y portando valor de adaptación a nuevos hábitos y escenarios podremos ser una opción rentable a futuro para nuestros clientes. Solo tenemos que conocernos y ver de qué manera podemos ser socios y trabajar juntos. ¿Hablamos?